Contactos 20 # David “Chim” Seymour

 

“Si nos fijamos en muchas de las fotos de Chim, y te preguntas qué pasó en los 3 minutos antes de que la foto fuese tomada, la mayoría llegaría a la conclusión de que tuvo una relación personal con estas personas. Él no les sorprendió, no los fotografió desde la distancia o por encima del hombro … Él tuvo una relación cercana, personal y emocional”. Ben Shneiderman, sobrino de Seymour.

contactos chim

David Seymour - Napoles2 Italia 1948

Contactos del fotógrafo David ” Chim ” Seymour, durante la posguerra. Hay secuencias que no cambian en la historia de la humanidad. Los/as más débiles son los/as que forman parte del relato silencioso de los conflictos armados. Una imagen que se repite ciclicamente donde cambian los lugares en los que suceden los conflictos y las tragedias humanas permanecen inmutables, no somos capaces de cambiarlas, ni siquiera con una imagen. Siria, Grecia, Iraq, Palestina, Italia,Turquía, etc..
Que la actualidad consumida, no ponga velos oscuros sobre los ojos de nuestra conciencia.

” Estas fotografías se tomaron e la primavera de 1948 como parte del trabajo realizado por David “Chim” Seymour para la UNICEF sobre los niños en Europa.

Al final de la guerra, el Albergo dei Poveri,…, se convirtió en reformatorio para recluir a jóvenes vagabundos, prostitutas y ladrones. Niños y niñas vivías en edificios separados, y monjas católicas enseñaban a las niñas a bordar, labor que por aquel entonces se consideraba educativa y redentora.

Entretanto, las niñas estaban cosiendo en el salón. Chim se sintió atraído por la de más edad, una adolescente.

La fotografía está ligeramente borrosa y va más allá de una referencia documental literal: se puede decir en ese sentido que tiene una calidad de ensueño. En los siguientes cuadros, seguimos a Chim mientras pasea por el salón, lentamente, en silencio, con movimientos felinos,…

Una de las fotografías muestra a las niñas sentadas en filas,…Excepto en esa fotografía, Chim prefirió aislar a sus sujetos, como para hacerse eco de su soledad y marginación. Ninguna de ellas sonríe, pero contemplan la mirada atenta del fotógrafo con seriedad y, quizá, con un atisbo de esperanza,… “

( Entrecomillado el Extracto del Libro, Hojas de contacto de Magnum, ed. Blume )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *