Contactos 33 # Walker Evans – Pasajeros

Mira fijamente. Es la forma de educar el ojo, y más. Mira fijamente, curiosea. Escucha, espía. Muere sabiendo algo. No estarás aquí para siempre.

walker-evans-subway-passengers-12

© Walker Evans

3428-014

© Walker Evans

3428-018-web

© Walker Evans

walker-evans-subway-passengers-1

© Walker Evans

Tras fotografiar la miseria y desolación del pueblo americano para la FSA Walker Evans retrató a desconocidos en el metro de Nueva York con una cámara Contax de 35mm escondida bajo su abrigo.

Durante tres años, de 1938 a 1941, Evans inmortalizó a cientos de ciudadanos anónimos que día a día usaban el transporte público subterráneo de la metrópoli, en yuxtaposición a la modernidad y al optimismo de los rascacielos. Retratos directos, en los que el fotógrafo furtivo encuadra solamente el rostro aislando al sujeto, como si de un retrato policial se tratara, adentrándonos en sus pensamientos, sus miserias, el dolor y la cruda realidad de las condiciones de vida de una gente que no pierde su dignidad.

Walker Evans no publicó este trabajo hasta muchos años después, en 1966, por miedo a a ser demandado por alguno de los fotografiados. El libro se tituló Many Are Called,en referencia al pasaje del Evangelio “muchos son los llamados y pocos los elegidos” (Mateo 22:14), y al igual que en “Elogiemos ahora a hombres famosos” contó con la pluma de James Agee para el texto.

Aquellos que usan el metro de Nueva York son varios millones … Miembros de todas las razas y naciones de la tierra. De todas las edades, de todos los temperamentos, de todas las clases, de casi todas las profesiones imaginables. Cada uno forma parte de una concentración tan intensa y variada de seres humanos como nunca ha conocido antes el mundo. Cada uno, también, es una existencia individual, inigualable como una huella digital o como un copo de nieve. Cada uno lleva prendas que por sí mismas son exquisitamente sutiles uniformes e insignias de su ser. Cada uno lleva en las posturas de su cuerpo, en sus manos, en la cara, en los ojos, las señales de un tiempo y un lugar en el mundo sobre una criatura para quien el alma inmortal es una metáfora suave y vulgar. (Prólogo)

Referencias y fuentes

Signo Editores
Docplayer
Eduardo Mota
Punto enfoque
Drugstore
Met

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *